3.12.07

Cenicienta


La chica que se refugia entre estas líneas es lo más parecido que conozco a la cenicienta. Siempre esforzándose de sol a sol para fines que a veces ni siquiera sabe que sentido pueden dar a su vida y con la autoestima tan inestable como un tambaleante duro de canto.

A veces, algunas pocas veces, se decide a tirar de la varita de su hada madrina, y convierte la calabaza en carroza, los pantalones vaqueros rasgados de ácido en minifalda, los calcetines en medias, el forro polar en una camiseta despechugada, y cambia la cola por una melena desenfadada, la cara de cansancio por una sonrisa, y se pinta y sale a la calle con ganas de comerse el mundo.

Y entonces es cuando suele ocurrir todo,… él se acerca y pronuncia las palabras mágicas que romperán el hechizo: “estás guapísima esta noche”, que es lo más parecido que ella ha oído jamás a: “los 364 días restantes del año eres un autentico cardo borriquero”, y la moneda termina por caer de uno de los lados en los que la carroza vuelve a ser calabaza, la alegría torna a “me quiero ir a mi casa”, y los sortilegios dejan paso, de nuevo, a la realidad…

Afortunadamente, llegará el día en que cenicienta se pase por el forro la opinión de príncipes tan mediocres que solo tengan ojos para la primera que gaste una talla 36 de pie o de vaqueros, y que viven en palacios donde parece que los espejos escasean, porque cenicienta no aspira a ser perfecta, sino a ser feliz. Colorín colorado…

3 comentarios:

Alejandro dijo...

Cariño, los hombres nunca fuimos paladines de la sensibilidad, pero, por lo que escribes, el pobre lo intenta. La intención no es, desde luego, pegar el soplido final a esa moneda sino que viendo que te has esforzado esa noche en especial para cambiar la calabaza y la cola por una carroza y una melena desenfadada, él quiere que sepas que valora tu esfuerzo y su primer impulso es intentar que te sientas la princesa de esa noche (échale la culpa a Disney si kieres) y, claro, lo primero que se le ocurre es echarte un piropo... si, podría habérselo currado un pokito más pero al pobre le salió así...
No pienses que el te ve cardo dia a dia porque, ¿conoces a alguien capaz de amar a un cardo? ;)
Un bss (WAPA!)

ali dijo...

tiaaaaaa!!!! No se que decirte, solo que mantengas la ilusion de que los principes pueden cambiar y más importante aun, piensa que tu principe azul existe.
Independientemente de los principes que por mucho que no queramos nos hacen falta, quiero decirte que para mi siempre seras mi princesa, con tus pantalones del cebas, tus ponchos, tus camisetas lilas y tu cara sin pintar. Desde que te conoci eres un ejemplo a seguir para mi, te admiro por todo y cada una de las cosas de las que haces. Eres la princesita ideal!

Anónimo dijo...

hombre..... De manera que la interpretación es que los demás días vas de cardo borriquero. Bueno es una interpretación....pero con tintes masoquistas y además a mí me parece "forzada", es decir no sé hasta que punto sincera (la autointerpretación). Además esa forma de ver la cuestión hace recaer "la culpa" (una culpa...la que sea) en quien te piropeó....que, por otra parte, y casi con seguridad no tuvo intención de molestarte. Desde luego no prvería que sus palabras iban a tener esa interpretación. Así que a mí me parece que es una interpretación errónea....pero quizá consciente por tu parte....porque te gusta ese tipo de análisis....buscas ese análisis...en cierta manera "te maltratas a tí misma" y también al otro u otra.
En realidad creo que te hicieron un cumplido de lo más normal. En las películas esa es una frase hecha....hasta a yo que sé....la de Preti Woman 8que no recuerdo cómo se llama).
Un abrazo.