12.9.08

un cuento cercano a la realidad



Después de ganar varios concursos de arquería, el joven y jactancioso campeón retó a un maestro Zen que era reconocido por su destreza como arquero. El joven demostró una notable técnica cuando dio en el centro de la diana en el primer intento, y luego partió esa flecha con el segundo tiro...- "Ahí está", le dijo al viejo, "¡a ver si puedes igualar eso!".Inmutable, el maestro no desenfundó su arco, pero invitó al joven arquero a que lo siguiera hacia la montaña. Curioso sobre las intenciones del viejo, el campeón lo siguió hacia lo alto de la montaña hasta que llegaron a un profundo abismo atravesado por un frágil y tembloroso tronco. Parado con calma en el medio del inestable y ciertamente peligroso puente, el viejo eligió como blanco un lejano árbol, desenfundó su arco, y disparó un tiro limpio y directo.- "Ahora es tu turno", dijo mientras se paraba graciosamente en tierra firme.Contemplando con terror el abismo aparentemente sin fondo, el joven no pudo obligarse a subir al tronco, y menos a hacer el tiro.- "Tienes mucha habilidad con el arco", dijo el maestro, "pero tienes poca habilidad con la mente, que te hace errar el tiro".



Por aqui ando yo, errando tiros por no tener habilidad para concentrarme y controlar mi mente. La presión solo es buena para cocer verduras...

Me he dado de baja por un tiempo del blog, porque no puedo hacer nada de manualidades, una tendinitis me tiene apartada de las agujas, y la válvula de escape para salir de la rutina de la tesis ha tenido que reconvertirse a la lectura.


3 comentarios:

Carl@ dijo...

Espero que te mejores pronto y vuelvas al blog!!
Un cariño muy grande

Nardimius dijo...

puff, cuanto tiempo sin pasar por tu parcelita! Este verano ha sido desconexión total! Vaya, ya me he puesto al día. La lectura siempre es buen desestresante, yo ahora estoy con algunas novelas de Terry Pratchett... te ríes bastante que reírse siempre hace falta.
Bueno besotes y que te mejores de la tendinitis guapetona!!

Adryteje dijo...

cuidate mucho y volve pronto!